Cómo se hace una monografía

Una monografía es un trabajo amplio y ordenado de investigación en el que se desarrolla un solo tema a partir de información recopilada de distintas fuentes y autores. En este apartado, aprenderemos, de manera sintética, los principios básicos de cómo se hace una monografía, ya que la longitud de estas mismas puede variar, según Umberto Eco, de las 100 hasta las 400 páginas.

¿Cómo se hace una monografía? Definición.

Antes de comenzar los pasos para comprender cómo se hace una monografía, debemos asimilar la amplitud de la misma. Muchas veces, la monografía sirve para evaluar el desempeño a lo largo de una carrera universitaria, maestría o posgrados. Son estudios analíticos, intensivos y a fondo sobre un tema o el aspecto de un tema que parten de la información (en dado caso que la haya) que recopilemos de otros autores que ya han hablado del tema. Las monografías son una herramienta que refleja las capacidades del que la desarrolla. El Diccionario de la Real Academia la define como:

descripción y tratado especial de determinada

Diferencia entre Tesis y Monografía:

Para la gente que ya está en un nivel educativo superior, es posible que las palabras tesis y monografía les parezcan idénticas, o si no, muy similares y a veces nos es difícil discernir la una de la otra. La tesis, a diferencia de la monografía, presenta unidad y linealidad en su argumento; también, se hace valer de una demostración a profundidad y nos da como resultado un producto científico nuevo o diferente.

En cambio, la monografía es un texto de trama argumentativa (que no incluye resultados novedosos) del que nos  servimos para organizar, analítica y críticamente, la información existente de diferentes fuentes y autores respecto a un tema en específico.

Una monografía se clasifica como científica sólo si cumple con los siguientes puntos:

  • El tratamiento del tema se da de forma clara y concisa, para que sea entendible por los demás.
  • La monografía contiene información nueva sobre el objeto de estudio, que no ha sido publicada, y retoma el tema desde una perspectiva distinta a la de los autores que ya han escrito del tema.
  • La monografía debe ser útil a los demás, pues es una síntesis de lo que se ha dicho hasta el momento respecto a determinado tema, y funciona para exponer la información de una manera ordenada.
  • Debe proporcionarnos un aparato crítico que nos permita sustentar o invalidar la hipótesis que se propone. Así, abre diversos caminos para la investigación posterior.

Tipos de monografías:

  1. Monografía de compilación: Las monografías de compilación son aquellas en las que se retoma la bibliografía existente respecto al tema elegido. Después, se exponen los diversos puntos de vista y teorías de una manera ordenada, preferentemente por año de publicación, y con un acomodo cronológico, para facilitar el seguimiento y la evolución del tema. Y, por último, se otorga una opinión personal respecto a la totalidad del trabajo realizado.
  2. Monografía de investigación: En las monografías de investigación se analizan temas nuevos, poco explorados, con el fin de llegar a resultados originales. Por tanto, es indispensable, en este tipo de monografía, ubicar y agotar las fuentes que ya hayan dicho algo respecto al tema, para así poder llevar la investigación por un camino nuevo.
  3. Monografía de análisis de experiencias: Este tipo de monografía se emplean, frecuentemente, para evaluar periodos durante carreras que impliquen la práctica o durante el desarrollo de la profesión. En ellas, se van recopilando las experiencias del individuo que las realiza durante un determinado tiempo para después analizarlas, comparar unas experiencias con otras, unos resultados con otros, comparar semejanzas y sacar conclusiones.

Cuando uno aprende cómo se hace una monografía, además de tener como resultado un trabajo bien organizado, analítico y muy completo, uno también obtendrá diversas capacidades que pocas veces aplicamos en la vida diaria y que nos pueden facilitar diversos aspectos de la misma. Entre ellas, uno aprende a delimitar problemas y, por ende, a discernir las vías posibles de resolución al mismo; la investigación y reunión de información adecuada, que tenga un sustento en instituciones, textos publicados, bases científicas, nos ayuda a poder discernir, en estos tiempos de Internet, informaciones que nos pueden ser útiles de otras que aparentan serlo, pero en verdad no lo son; aprendemos a clasificar materiales e información y, por tanto, a hacer uso de categorías para un mejor y más fácil manejo de los mismos; también, dentro de nuestro periodo de investigaciones, comenzamos a establecer contacto con instituciones y con personajes que nos ayudan a buscar, definir y hasta resolver situaciones que van saliendo poco a poco de nuestra monografía; la constante lectura de información en diversas fuentes y autores con sus respectivos puntos de vista nos ayuda a formarnos un carácter crítico, no sólo en el tema, sino que logramos, después de la experiencia de realizar una monografía, discernir aparte del punto de vista que tenemos, otros puntos de vista, y aprendemos a respetarlos; y, por último, debido a la extensión y el rigor de cómo se hace una monografía, estamos obligados a enseñarnos a comunicar nuestras ideas, dudas, resultados y conclusiones, ya sea por escrito o de manera oral, frente a un individuo o un auditorio de una manera clara, concisa y adecuada. Aprender cómo se hace una monografía puede parecer sencillo, pero no se confíen. La mejor arma para ganar esta ardua batalla es la lectura, la constancia, la perseverancia y, ante todo, cuando topemos con pared en nuestro trabajo, la imaginación.

Batman