Cómo se hace un ensayo

Elección y delimitación del tema: Cuando realizamos un ensayo, es importantísimo que pensemos bien cuál será el tema del que hablaremos antes de comenzar a escribir. Una cosa que debemos tomar en cuenta es que mientras más nos guste o nos atraiga el tema del que escribiremos, nuestro interés, capacidad de desarrollo y profundidad al respecto se verán recompensados. Escojamos un tema que nos apasione y del que tengamos un conocimiento medio o amplio. En dado caso que el tema nos haya sido otorgado por un tercero, por ejemplo un superior, un maestro o un jefe, busquemos el modo de encontrar un enfoque que sea atractivo a nuestra persona y también al lector al que nos dirigiremos.

Cómo se hace un ensayo: la elección y delimitación del tema.

Sucede mucho, en literatura, que después de la lectura obligada de cierto libro se solicita un ensayo acerca del mismo. Supongamos, El principito, libro que todos conocen, aunque sea por el nombre. Un pequeño príncipe, habitante de un planeta muy lejano en el que sólo lo acompaña una flor, salta de planeta en planeta conociendo a los habitantes de los mismos, hasta que llega a la tierra y, por tristeza, quiere regresar a su planeta hogar.

Podríamos pensar en el tema de “la comunicación” en este libro, pero es muy amplio, pues el personaje platica también con las flores y con los animales. Para delimitarlo, pensemos que vamos cercando a una presa dentro de la jaula que sería el tema de “la comunicación”: la comunicación con los animales vs. la comunicación con los humanos. En este sentido, hemos delimitado el tema mucho más y ya tenemos más o menos clara la idea principal que sustentará nuestra hipótesis. Ahora, tratemos de ser más específicos todavía: la amistad de la serpiente vs. la amistad del aviador. Si observamos bien, conservamos los dos niveles anteriores en este último, y el tema ya está delimitado por mucho, excluyendo a los habitantes de los otros planetas y los demás habitantes de la tierra, a excepción de la serpiente y el aviador.

Esto no quiere decir que todos los demás personajes queden sin posibilidad de entrar en el cuerpo de nuestro ensayo. Si al mencionar alguno de los demás personajes y las situaciones a las que se enfrentan ayudamos a sustentar la hipótesis de nuestro ensayo, éstos nos estarán funcionando ya como aparato crítico.

  El principito.

También, por ejemplo, en el trabajo puede ser necesario presentar un ensayo respecto a determinado tema que competa a la empresa. Hay que tomar en cuenta que muchas veces lo que se nos solicita tiene un rango de amplitud muy grande.

–¡Godínez, necesito un ensayo acerca de calcetines para mañana!- y la piel se nos pone de gallina.

Lo que no sabe el jefe es que Godínez, para seguir con nuestro ejemplo, comienza a pensar de dónde vendrán los calcetines, quién los habrá inventado, de qué material fueron los primeros, si llegaron a la existencia por necesidad o por comodidad, si los calcetines nacieron a la par que los guantes o éstos fueron causa o consecuencia de los mismos, y evade los temas más comunes y aburridos que nos podrían venir a la mente, como: rango de venta de calcetines en verano, mejores telas de calcetines para invierno, los calcetines de caballero más vendidos, durabilidad del calcetín en promedio, clasificaciones de los calcetines, etc., pues Godínez, para nuestra fortuna, sabe cómo se hace un ensayo.

Otra forma de encontrar un tema es hacer caso a los silencios o las omisiones. Un ejemplo que posiblemente a todos nos sea próximo: la mujer en la política. Se empieza a hablar de ella hasta que entra, pero antes no estaba… y al no estar, estaba presente, sólo que omitida. Así, puede ser que en una obra no aparezca tampoco la mujer, o exista una omisión de todo tipo de vida vegetal (otro ejemplo), en alusión a la sociedad moderna y las ciudades enteras de concreto. Estas omisiones tienen un significado, y sobre este significado podemos discurrir también nuestros temas. ¿En El principito aparece algún personaje femenino humano? ¿Se deberá esto a algo en especial?

Debemos, dentro del tema que nos es dado y si es que no es de nuestro entero agrado, buscar salvar la situación hallándole el lado bueno a las cosas, buscando el lado divertido e interesante. Saber cómo se hace un ensayo no radica simplemente en conocer las partes que lo conforman, sino que también es esencial encontrar temas que sean atractivos al lector y, más importante, a uno mismo.