Cómo estudiar mejor

0

Cómo estudiar mejor: Los hábitos de estudio

Cuándo hablamos de cómo estudiar mejor uno de los factores más importantes que contribuyen a lograr este objetivo es la creación de hábitos positivos por parte del estudiante.

Un hábito es una actividad que repetimos periódicamente hasta el punto de hacerla de modo inconsciente. La creación de hábitos positivos es posible, en principio se repetirá algo de forma consciente hasta que se haga ya por inercia. Algunas teorías afirman que tras 21 días de realizar una misma actividad esta se convierte en hábito. La realidad es que las cosas no siempre ocurren de una forma tan matemática y que depende de cada persona lo que tarde en adquirir unas buenas costumbre. Lo que si que es indiscutible es que cuánto más tiempo se mantengan más estables se volverán.

A la hora de estudiar hay ciertos hábitos que deberá de desarrollar para conseguir el mejor éxito en sus estudios:

1) Estudie todos los días. Quizás si no está en época de exámenes pueda no hacer nada el domingo, pero el resto de la semana debe de repasar el trabajo realizado en clase y llevar al día sus tareas. De este modo nunca se atrasará, no acumulará materia sin estudiar para los exámenes y llevará un aprendizaje mucho más sencillo y eficiente.

2) Aprenda a crear un buen ambiente para el estudio. No valdrá de nada que usted se siente un par de horas todos los días ante los libros si no es capaz de concentrarse en lo que está haciendo porque tiene demasiadas distracciones. Aquí puede leer sobre cómo debe de ser su cuarto de estudio y cómo debe de prepararse para la realización de las tareas. Convierta estas recomendaciones en todo un hábito.

3) Dedique tiempo a las técnicas de lectura. Es muy importante para su éxito como estudiante aprender técnicas de lectura rápida. Aquí puede encontrar un artículo muy completo sobre el tema. Las técnicas de lectura se adquieren también mediante el hábito.

4) Realice ejercicios orientados a fomentar la concentración. No solo es cuestión de estudiar todos los días, sino de saber concentrarse en los estudios y ser capaces de preparar cuerpo y mente para absorber la nueva información que va a obtener de los libros. Aquí puede encontrar las mejores técnicas para concentrarse.

5) Repase. Avanzar en la materia no puede significar descuidar lo que hemos ido dejando atrás. Repase a diario lo que ha ido aprendiendo en días anteriores. De este modo todo se irá fijando más en su mente y cuándo lleguen las pruebas finales a penas necesitará realizar trabajo extra.

Estos cinco hábitos le ayudarán a obtener el mayor rendimiento de su trabajo y a no tener que realizar grandes sacrificios antes de exámenes finales pues tendrá toda la materia bien estudiada.

Cómo estudiar mejor: Trucos para sacar el mejor provecho al tiempo de estudio

Si usted dispone de un tiempo a diario para estudiar puede hacer dos cosas: ponerse delante de los libros sin ganas de nada y esperar a que pasen esas horas, o aprovecharlas al máximo y convertir ese tiempo en productivo para su rendimiento escolar. Usted decide qué quiere hacer, pero si toma la opción correcta, lea estos consejos para sacar el mayor provecho a sus estudios.

1) Tome apuntes en clase y páselos a limpio en casa. Los psicólogos coinciden en afirmar que gran parte de los detalles que se escuchan durante una clase se olvidan en menos de una hora. No confíe en su memoria y anote todo aquello relevante. Al llegar a casa pase sus notas a limpio y de ese modo estará ayudando a que le queden en la memoria.

2) Lea la lección y subraye lo importante. Aquí le explicamos como realizar esquemas sobre las diferentes materias para facilitar sus estudios y los repasos posteriores.

3) Utilice trucos para memorizar. Algunas personas estudian mejor con unos trucos y otras con otros diferentes, pero seguro que encuentra el suyo leyendo este artículo.

4) Escriba sus dudas para consultarlas al profesor. A veces es al estudiar la materia en casa cuándo surgen dudas. Debe anotar cuidadosamente todas sus preguntas y realizarlas al profesor. No le de vergüenza hacerlo ya que es la mejor forma de prosperar.

5) Compare sus apuntes. Puede reunirse de vez en cuando con compañeros interesados en adquirir los mejores hábitos, al igual que usted y poner en común sus apuntes. De este modo puede encontrar datos que se le hayan olvidado, descubrir trucos personales de algún compañero que usted también puede utilizar y a su vez ayudar a sus amigos a que progresen.

 

Cómo estudiar mejor: Aprenda a estudiar con entusiasmo

La manera en que enfocamos las cosas tiene mucha importancia. Si usted debe de ir a una reunión familiar y va disgustado y pensando que va a ser aburrida y que no vale la pena, seguramente su actitud y su mal gesto hagan que a nadie le apetezca estar a su lado ni hablar con usted y su día realmente sea un desastre. Además todo lo que ocurra lo verá desde un punto de vista negativo y eso ya lo volverá negativo de por si.

Sin embargo si usted va con ánimo de pasarlo bien creará situaciones para conseguirlo y seguramente vuelva a casa satisfecho por un buen día. Con los estudios pasa lo mismo. Muchas veces vemos los estudios como una obligación pesada que nos viene impuesta. ¡Tener que estudiar pudiendo hacer tantas cosas! Pero si lo enfoca de otro modo descubrirá que estudiar no es nada negativo, sino que tiene muchas y muy buenas partes positivas:

1) Los estudios son una ventana al mundo. Mire desde ese punto de vista las clases. Le están dando acceso a una cultura que se ha gestado durante siglos. Gracias a las clases podrá descubrir el conocimiento de tantos hombres que han tenido que luchar mucho en algunos casos para acceder al conocimiento.

2) Invierte en su futuro. Usted está sentando las bases para lo que será su vida en el futuro. Todo conocimiento que adquiera le será útil aunque ahora piense que no es así. Tanto los orientados a la profesión que quiere estudiar como los que le parecen irrelevantes, tienen su importancia.

3)Intente ver la utilidad de  cada materia en su vida. Cambie ese chip que le hace ver ciertas asignaturas como inútiles “esto no me va a valer para nada en la vida” y trate de imaginarse aprovechando esos conocimientos en alguna situación de la vida real. Seguro que encontrarlas, si pone interés en hacerlo, es mucho más fácil de lo que piensa.

4) Rétese a si mismo. Desafíese a conseguir adquirir buenos hábitos, a superar sus notas, a aprender cada día algo nuevo. Esto le ayudará a tomarse los estudios con entusiasmo y ganas.

5) Ofrézcase recompensas. Anote sus objetivos y los premios que se dará por cada uno que consiga. Verá como eso le estimula y aporta entusiasmo en los momentos más bajos.

Cómo estudiar mejor: Consejos para afrontar un suspenso

Incluso estudiando como es debido, teniendo los mejores hábitos positivos y desarrollando un trabajo constante en algún momento de su vida puede tener que enfrentarse a un suspenso. Le aseguro que cuánto mejores sean sus formas de estudiar y más al día lleve sus tareas menores serán las posibilidades de un fracaso. Pero si este se da usted debe de aprender a afrontarlo de la mejor manera. Estos son los consejos básicos para afrontar un suspenso:

1) Analice sus errores. Vea en qué se ha equivocado y analice las causas: ¿Ha leído bien las preguntas? ¿Ha estudiado lo suficiente? ¿Sus métodos han sido correctos? ¿Estaba demasiado nervioso? ¿No ha planificado bien el tiempo de cada pregunta? Identifique sus errores y tome nota para solucionarlos la próxima vez.

2) Trate de ver de forma objetiva las consecuencias del suspenso. No se acaba el mundo ni la carrera estudiantil de nadie en un suspenso. No dramatice la situación, intente ver que consecuencias ha tenido esa nota y cómo podría remontarla. Siempre piense en positivo.

3) No permita a su cerebro que le flagele. Pasarse todo el día pensando en por qué contestó la opción B y no la A o por qué no leyó dos veces aquella pregunta no vale de nada. Una vez ha analizado sus errores y sabe la causa del suspenso busque soluciones pero no se deje llevar por la autocompasión ni por la autoflagelación.

4) No lo oculte. Explique de forma madura el motivo de su suspenso. Seguro que sus padres se sorprenderán si en vez de decirles que el suspenso es injusto o que el profesor le tiene manía les explica que se puso nervioso y no entendió bien un enunciado, o que su enfoque a la hora de estudiar el tema no fue el correcto y debe de corregirlo. Un análisis maduro y responsable les hará ver que usted está en el buen camino.

5) Nadie  hace una tortilla sin romper algún huevo. Exacto, un suspenso forma parte de la vida del estudiante y es algo por el que la inmensa mayoría pasan alguna vez en su vida. El único que no corre riesgos de suspender un examen es aquel que no tiene el privilegio de poder estudiar. Es su particular “riesgo laboral”.

 

http://www.liderazgohoy.com/claves-habitos-positivos/

http://www.mercaba.org/FICHAS/H-M/01/09sobreponerse_a_la_dificultad.htm

http://www.udl.cat/serveis/seu/ansietat/pdfs/capitulo04.pdf