50 valores humanos más

0

50 valores humanos más

65653_10152738878590082_1650141247_n

  1. Un liderazgo positivo, que impulse a los demás a seguir un buen ejemplo y unas directrices claras. El liderazgo es un valor que hay que saber cuándo aplicar, ya que hay momentos en los que se debe de ser un buen seguidor o un buen colaborador, y otros en los que es importante ejercer de líder.
  2. La capacidad de asumir la experiencia que se va acumulando, extrayendo de ella aquello que nos ayuda a progresar y a mejorar.
  3. Como valor, se puede definir magnanimidad como la capacidad de dar más allá de lo que es necesario. Una generosidad que rebasa ciertos límites. No se trata de ser magnánimo todo el tiempo, sino cuándo la situación así lo aconseje.
  4. Moderación. Precisamente, lo que hablábamos en la magnanimidad, diciendo que no es aconsejable ejercerla siempre, nos lleva a esta virtud, la moderación. La capacidad para realizar acciones en su justa medida, sin caer en el exceso que puede llegar a ser un grave defecto de la persona y convertir un valor o virtud en un problema.
  5. Entendida como disciplina. Es la capacidad para someterse a los dictados de ciertas normas y de los superiores, siempre que estos no vayan en contra de nuestros valores y nuestros principios como personas.
  6. Un valor complicado en estos tiempos, ya que se trata de ver las cosas desde un punto de vista neutral, dejando a un lado nuestros propios sentimientos o intereses.
  7. Objeción de conciencia. Al hablar de la obediencia decíamos que esta se debe de llegar a cabo si no agrede a nuestros valores o principios. Cuándo es así, se aplica la objeción de conciencia. Esto es, la negativa a cumplir con una orden por motivos de conciencia.
  8. Objetivos determinados. Tener metas en la vida, objetivos en el trabajo, aspiraciones como persona… todo eso nos ayuda a progresar y a convertirnos en mejor persona si se trata de objetivos nobles.
  9. Más que un valor es una actitud, es la capacidad de ver el lado bueno de las cosas, siempre desde un punto de vista realista y animoso, que nos empuje a sentirnos agradecidos por lo conseguido, pero no resignados.
  10. Capacidad de saber esperar o de soportar una situación adversa sin caer en la desesperación o en el atolondramiento.
  11. Una persona de palabra es aquella que cuándo dice algo lo dice meditada y consecuentemente. Una persona que habla con conocimiento, que sabe lo que dice y por tanto, que lo que sale de su boca tiene valor, incluso si no lo promete.
  12. Palabra de honor. Una persona con valores le da una gran importancia a la palabra de honor. Es una promesa o juramento que no debe de hacerse a la ligera, solo si realmente se sabe que se puede cumplir lo que se dice o que lo que se afirma es totalmente cierto. Una persona con palabra de honor es una persona con valores, sincera, cuya palabra tiene crédito y que no promete a la ligera.
  13. Perdón. La capacidad de olvidar una ofensa o un mal cuándo la persona que lo ha cometido es capaz de reconocer el daño y arrepentirse. Algunas personas creen que el auténtico perdón debe de darse incluso si no se solicita mientras que otros piensan que no se puede perdonar a quién no ha solicitado ser perdonado. Es una interesante discusión ética con matices religiosos.
  14. Perfección. El esfuerzo por mejorar en cualquier aspecto de la vida. No se trata de ser perfecto, ya que supuestamente el hombre jamás puede serlo, sino de dar pasos hacia ese objetivo, incluso sabiendo que es inalcanzable.
  15. Constancia para llevar a cabo las acciones emprendidas.
  16. Previsión. Es un valor desde el punto de vista de que para prever lo que se viene encima, una persona debe de ser observadora, precavida y realizar siempre un buen análisis de la situación.
  17. Capacidad para actuar cuándo es necesario y saber mantenerse al margen cuándo la situación así lo requiere.
  18. La puntualidad es una forma de respeto a los demás. Al llegar tarde a una cita estamos mostrando desprecio por el tiempo de la otra persona, del que hemos dispuesto de una forma totalmente egoísta y desconsiderada.
  19. Es otra forma de respeto hacia los demás y hacia nosotros mismos. Una mala imagen de nosotros mismos, mostrándonos desaliñados o sucios no solo habla de poco respeto por nuestro cuerpo y por nuestra imagen, sino también de una falta total de consideración hacia quién tiene que estar a nuestro lado.
  20. Es la capacidad de obrar con justicia y conforme a los propios valores.
  21. Reflexión. La capacidad de pensar seriamente en lo que se hace antes de tomar una decisión.
  22. Uno de los valores más importantes, engloba a muchos de los otros aquí expuestos. Se trata de valorar a los demás. Es la clave de la convivencia y de la sociedad.
  23. Otro valor clave. Habla de asumir las consecuencias de nuestros actos incluso si nos perjudican.
  24. Sabiduría. Se alcanza a través del estudio y de la experiencia.
  25. Ser capaces de hacer algo que no nos apetece o no nos gusta porque sabemos que es lo correcto y que en consecuencia trae un bien mayor a la larga.
  26. Una forma de respeto hacia uno mismo es el cuidado de su cuerpo y de su salud, no incurriendo en actos o hábitos que puedan perjudicarla.
  27. Capacidad de ser prudente con los conocimientos que nos confían amigos o conocemos por nuestro trabajo, sin rebelarlos a terceros.
  28. Evitar la ostentación y el presumir.
  29. Aplicar el buen juicio a todas nuestras acciones.
  30. Ser ejemplo. Tratar de ser una persona que suponga un modelo a seguir
  31. Ser prójimo.  El concepto de prójimo tiene muchos matices. Prójimo son los demás, pero debe de verse desde un punto de vista de personas con las que nos identificamos, con las que empatizamos y por tanto a las que respetamos.
  32. Capacidad de no perder el control sobre las propias emociones.
  33. Proceder de un modo sensato, acorde con lo que se dice y se habla. Una persona seria tiene palabra y sensatez.
  34. Es un valor que se aplica en el trabajo y en la vida, es la capacidad para hacer cosas por otras personas cuándo la situación así lo requiere, de forma natural y sin hacer sentir en deuda a la otra persona.
  35. Decir la verdad, sin dobleces ni causando intencionadamente malos entendidos.
  36. Sistema de prioridades. Establecer una escala de importancia en la vida que hay que tener clara. Muchas personas dicen que para ellos lo más importante es la familia, por ejemplo, pero en el día a día demuestran que es el trabajo, dedicándole más tiempo incluso del debido para poder progresar más y más , tiempo que quitan a sus hijos o a sus parejas. Por eso no es solo importante decir que se tiene un sistema de prioridades, sino también respetarlo y ahí están el auténtico valor.
  37. Capacidad para arreglarse con lo que se tiene, sin querer vivir por encima de las posibilidades.
  38. Actuar por el bien de otras personas, apoyándolas cuándo lo necesitan. La clave de la solidaridad está en decir hoy lo hago por ti y mañana tú quizás lo hagas por mí.
  39. En la vida no todo es felicidad, es importante darle valor al sufrimiento, no como algo bueno en sí mismo, sino como una parte de la vida. De lo contrario, cuándo se produzca una situación que cause este sentimiento la persona reaccionará con frustración y negación porque no habrá aprendido a extraer lo positivo de este sentimiento y a asumir que es inevitable en algunas ocasiones.
  40. Similar a la sobriedad, se trata de moderar los apetitos y deseos.
  41. O dicho de otro modo, valorar el tiempo del que se dispone y ser capaces de disfrutar de los pequeños instantes que nos da cada uno de los días que vivimos.
  42. Transigencia con las personas que piensan de una manera diferente a nosotros o que tienen otras costumbres. Es la capacidad de vivir con lo que es distinto.
  43. Ver el trabajo como un valor, como una forma de crecimiento persona, es fundamental para una buena formación en valores positivos.
  44. El trato es la forma de comunicarse con las personas que nos rodean. En el trato diario debemos de ser capaces de transmitir firmeza si es necesario, pero siempre cortesía, educación y respeto.
  45. Valentía. El valor de ser capaces de afrontar nuestras obligaciones y de no coger el atajo, el camino fácil, sino el que consideramos adecuado y justo.
  46. Valores ecológicos. El respeto por el medio ambiente y la conciencia de que debemos de dejarles a nuestros hijos un mundo a ser posible mejor del que recibimos, pero en ningún caso peor.
  47. Valores familiares. La familia es la base de la sociedad y también de la formación como personas. La familia inculca los valores básicos a la persona y es casi siempre determinante del adulto en el que se va a convertir el niño.
  48. Decir siempre lo que se considera que es cierto, sin engaños y sin ocultaciones que lleven a que la otra persona se haga una idea equivocada de las cosas.
  49. Vergüenza. La capacidad de una persona de sentir vergüenza cuándo no actúa bien es una prueba de su conciencia. Es por tanto natural y positivo sentirnos avergonzados cuándo nos equivocamos, pero ese sentimiento no debe de bloquearnos, sino que debe de ser un estímulo para corregirnos.
  50. La fuerza que mueve a las personas para conseguir sus objetivos en la vida y que hace que se mantengan fieles a sus valores.

http://es.wikipedia.org/wiki/Magnanimidad

http://www.wordreference.com/definicion/sinceridad