Cómo elaborar un ensayo.

Ahora que hemos revisado los apartados anteriores, y ya aprendimos cómo elaborar un ensayo, es indispensable, antes de entregar nuestro trabajo o darlo por terminado, hacer una revisión del mismo. Para lo siguiente, daremos un par de recomendaciones.

¿Cómo revisar un ensayo?

En primer lugar, una forma de revisar el ensayo es, al terminarlo, volverlo a leer en su totalidad, desde el inicio hasta el fin. Es recomendable que al leerlo marquemos o, si nos es posible, corrijamos pasajes que nos parezcan extraños u oraciones que de pronto semejan no llegar a algún punto. En este sentido, debemos recordar que toda oración debe tener sujeto y predicado, y también que la argumentación lineal, progresiva, nos otorga la claridad del escrito. Después de haber marcado las zonas que nos parezcan extrañas, se deberán analizar y corregir de manera conveniente.

Una vez hecha la primera corrección, se pasará a dar lectura en voz alta a nuestro escrito. Muchas veces sucede que, sin darnos cuenta, escribimos palabras que nunca hemos dicho en la vida real, pues las conocemos pero nunca las hemos utilizado con nuestros semejantes. De esta misma forma, sucede que al redactar un texto a veces las ideas quedan plasmadas en las palabras, pero el orden no es el adecuado del idioma y las oraciones se escuchan afectadas al ser leídas. Al leer en voz alta, nos daremos cuenta de que habrá formas de nuestro discurso que posiblemente jamás hemos utilizado en la vida cotidiana, pero, a partir de las estructuras de la lengua que ya tenemos bien asentadas en nuestra cabeza (nuestra habla diaria), podremos darnos cuenta si éstas son correctas o no.

Otra recomendación es que demos nuestro escrito a otra persona para que lo lea en voz alta. Busquemos una persona que lea de una manera aceptable y fluida, de ser posible, y prestemos atención a los lugares en los que tiene problemas para avanzar. La persona que desconoce el texto seguirá las marcas textuales, los puntos, las comas, y buscará hilar el significado de la oración a partir de ellos. A diferencia de nuestra lectura en voz alta, la lectura de una persona que desconoce todavía el texto dejará al descubierto errores de sintaxis y de sentido que nosotros pasamos por alto. Esto se debe a que leemos la oración como pensamos que la escribimos y suena; sin embargo, a veces damos pausas que no están en el texto u omitimos otras que están señaladas por una coma, o por puntos suspensivos, ya que la familiaridad con el texto nos permite navegarlo en un porcentaje alto desde la memoria.

Cómo elaborar un ensayo: la parte visual.

Otra forma de buscar corregir los textos y que, aunque suene un poco ilógica, funciona, es a partir de las extensiones que los párrafos ocupan a lo largo de la mancha textual. La mancha textual es el rectángulo dentro de la página impresa o en pantalla sobre la que se imprimen los caracteres, las letras. Un ensayo, artículo, trabajo, deberá, para la equidad de las partes y los argumentos principales que lo conforman, presentar tamaños de párrafos similares. Éstos pueden ser amplios, moderados, o cortos, dependiendo del tipo de escritura y el escrutinio de nuestra mente sobre los temas. Pero lo que debe evitarse es que, por ejemplo, un párrafo tenga diez renglones, el siguiente dos, el que le sigue siete, y el que viene veinte. Para esclarecer un poco más este punto, ejemplificaremos:

Supongamos que escribimos acerca del canto de las ranas después de que cae la lluvia. Para lo siguiente, necesitamos catalogar los cantos, el tamaño de las ranas, la estación del año, la tesitura del canto dependiendo la temperatura, y lo torrencial de la lluvia, entre otras cosas. En el primer párrafo, hacemos nuestra introducción (pues ya tenemos la noción de cómo elaborar un ensayo) y en ella nos llevamos ocho renglones. En el segundo párrafo hablamos de las ranas y su fisiología que le permite emitir esos sonidos: abarcamos diez renglones. Y, en el tercer párrafo, resulta que el tema no nos agrada tanto, o nos dio flojera adentrarnos en la idea principal de la misma forma que en los párrafos anteriores, y hablamos acerca de la influencia de la temperatura en el cuerpo de las ranas solamente dos renglones.

Este tipo de recomendaciones tal vez nadie te las dé, y posiblemente tampoco las encuentres en libros, ya que son más propias del gremio de correctores de estilo, editores, redactores y gente relacionada con el ámbito de las casas editoriales y la corrección y dictaminación de textos.

Aprender cómo elaborar un ensayo también depende, desde cierto punto, de la visión del texto impreso, sin leer los contenidos. Un texto que presente una distribución textual sobria, reflejará, desde el primer instante, el ensayo bien articulado de la mente del que lo elaboró.

 1329201887_315155393_2-Correccion-de-estilo-y-traducciones-ingles-espanol-portugues-espanol-Merida