Mesas redondas

0

¿Qué son las mesas redondas?

Hablamos de mesas redondas para referirnos a un grupo de personas que se sientan juntas con el objetivo debatir sobre un tema determinado. Estos participantes no tienen que tener puntos de vistas enfrentados necesariamente, sino que pueden aportar diferentes enfoques sobre un tema en el que todos piensan igual, teniendo tan solo la intención de profundizar en el mismo.

El objetivo de una mesa redonda puede ser el de acercar posturas enfrentadas a cerca del tema a tratar, buscando los puntos comunes para poder llevar a cabo una negociación. Este es el caso de una mesa redonda entre empresarios y trabajadores para debatir sobre las condiciones laborales (no confundir con una negociación laboral, que tendría otros factores en juego).

También puede tener como misión la difusión de un tema determinado. Por ejemplo, se puede organizar una mesa redonda sobre la enfermedad de Parkinson e intervenir en la misma un enfermo, un neurólogo, un fisioterapeuta y un logopeda, por ejemplo, para exponer lo que significa la enfermedad desde aspectos muy diferentes.

Desde el punto de vista académico la mesa redonda puede tener como objetivo que los alumnos puedan adentrarse más en una materia determinada y que además de conocer las opiniones de expertos puedan preguntar o aportar sus propias opiniones en el turno de palabras.

mesa redonda

Organización de las mesas redondas

Las mesas redondas tienen una organización un tanto compleja, tanto antes de su desarrollo como durante el mismo. Hay tres componentes básicos en una mesa redonda: el moderador, los integrantes de la mesa y el público.

Organización previa a la celebración de la mesa redonda

La preparación de una mesa redonda implica la elección de un tema que resulte interesante para la audiencia a la que va dirigido. No es lo mismo celebrar una mesa redonda sobre literatura orientada hacia estudiantes universitarios de último año que hacerla enfocada a una asociación de vecinos u organizarla para estudiantes de secundaria. Además habrá que escoger cuidadosamente a los participantes para que la mesa redonda resulte dinámica e interesante para el público.

Es especialmente importante que aunque no se tengan planteamientos encontrados, las intervenciones de los integrantes de la mesa no resulten repetitivas, por lo que cada uno debe de exponer un aspecto del tema a tratar y debe de quedar claro el papel de cada uno.

La elección del moderador será clave para que todo discurra con normalidad y se respeten los tiempos de intervención sin salirse del tema. Un moderador debe de hacer su trabajo de una forma eficiente pero sin destacarse ya que si su trabajo cobra excesivo protagonismo es porque sin duda algo va mal.

Desarrollo de la mesa redonda y el papel del moderador

Un moderador se encargará de presentar a los integrantes de la mesa de un modo adecuado. Dará paso a las intervenciones y distribuirá los turnos de forma ágil y equitativa. Debe de tener especial mano firme a la hora de evitar que intervenga alguien fuera de su turno o que un orador se exceda en su tiempo de exposición.

Si tan solo se diera esta exposición larga y detallada en la que cada participante expone su punto de vista sobre un tema estaríamos ante lo que se conoce como un “panel”, es decir, una serie de ponencias sin discusiones. En una mesa redonda esta primera exposición de ideas suele ser breve y a continuación se abre un debate entre los participantes en los que todos hablan y dialogan entre si. Aquí es dónde el moderador debe de ser más cuidadoso para evitar que se pisen entre ellos, que hablen todos a la vez o que se vayan del tema.

No obstante veremos como muchas veces se utiliza el término mesa redonda cuándo se debería de decir panel, ya que en la lengua coloquial son utilizados como sinónimos demasiado a menudo. Como estudiantes, sin embargo, debéis de conocer las diferencias y utilizar correctamente los términos.

Una vez finalizada la discusión el moderador es también el encargado de abrir el turno de palabra para que intervenga el público, darles la palabra y otorgar turnos de réplica/respuesta si es necesario.

Finalmente es él quien tiene la potestad de poner punto final al acto. Durante todo el tiempo, el moderador debe de ser respetado por todos los participantes, tanto de la mesa como del público.

Diferencias entre mesa redonda y debate

Al igual que pasa con panel, debate es otra palabra que a menudo se utiliza como sinónimo de mesa redonda, pero no hay diferencias entre ambos términos que debemos de conocer para utilizar todos los términos de forma correcta.

La principal diferencia entre una mesa redonda y un debate formal es el objetivo que hay detrás. Una mesa redonda tiene un objetivo claramente didáctico y divulgativo. Los integrantes de la mesa redonda aportan sus puntos de vista con el objetivo de dar a conocer diferentes aspectos de un problema y poder o bien acercar posturas o bien conocer más cosas sobre el mismo.

En un debate se  enfrentan una o más  posturas opuestas sin más objetivo por parte de los integrantes de la mesa de debate que el de apoyar su postura y atacar al contrario poniendo al descubierto sus puntos débiles. En todo caso pueden tratar de convencer a una audiencia pero  no es su misión ayudarla a saber más sobre el tema a tratar.

En resumen, mientra que las diferencias entre una mesa redonda y un panel es tan solo en la forma, las diferencias entre una mesa redonda y un debate se hayan en el fondo, es decir, en la misión del mismo.

El origen de las mesas redondas

La leyenda nos habla de la mesa redonda en torno a la cual el Rey Arturo celebrara sus famosas reuniones junto a sus caballeros. La forma circular de la mesa eliminaba las jerarquías. No había un lugar central en la misma ni un asiento destacado en modo alguno, lo que convertía a todos los participantes en iguales.

Esta era la intención de Arturo, que pretendía simbolizar con esto que él era tan solo uno más entre los caballeros que decidían el futuro de su reino de leyenda.

Fue esta conocida leyenda la que originó  la aparición de las mesas de debate que conocemos con ese nombre y que siempre trataron de respetar los ideales de igualdad y de respeto originales de la mítica reunión de los caballeros de Camelot.

Las mesas redondas hoy en día

Aunque muchos programas de televisión anuncian mesas redondas sobre un tema,  a la hora de la verdad algunos ofrecen debates muy poco serios, cuánto más encarnizados mejor. Tan solo en programas divulgativos serios podemos ver auténticas mesas redondas que pueden versar sobre todo tipo de temas, desde políticos, hasta sociales, médicos o deportivos.

Un ejercicio muy interesante consiste en ver varios programas en los que se anuncian mesas redondas y tras ver el programa decidir si ha cumplido o no con las normas básicas para denominarse así o si se trata de una discusión, incluso una pelea sin normas, aunque la mesa sobre la que se realice tenga forma redonda.

Evidentemente la forma del mueble no da nombre al debate. Incluso por motivos de organización, cada vez se utilizan menos las mesas circulares cuándo hay público o cámaras, ya que obligaría a algunos participantes a dar la espalda a quienes escuchan. Por este motivo se suelen utilizar mesas en U o semicirculares.

En el ambiente universitario es dónde más se utiliza este método de comunicación que toma lo mejor de los paneles o ponencias y del debate, aunándolo en un  sistema complicado de organizar, pero muy efectivo cuándo se consigue realizar correctamente.

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Mesa_redonda_(reuni%C3%B3n)

http://es.wikipedia.org/wiki/Mesa_Redonda