Cómo Hacer Un Ensayo Académico – Paso a Paso

0

Quien escribe un ensayo académico, tiene la finalidad de convencer a sus lectores de una idea o tesis por medio de evidencias o argumentos.

No bastan argumentos aparentemente convincentes, sino que deben tener su origen en afirmaciones científicas, en hechos comprobables, en investigaciones y en registros de información que permitan verificar la veracidad de esas afirmaciones.

Par realizar un buen ensayo académico, debes contemplar ciertas recomendaciones esenciales que van a conducirte en dos vías.

Primero, para alcanzar la atención de tus lectores y, segundo, para que  tu ensayo tenga coherencia y solidez y, además de atención, te otorgue el convencimiento de tus profesores, tus compañeros de clase o de tus colegas de trabajo.

¿Qué hacer para comenzar?

Los ensayos académicos son el resultado final de un trabajo de investigación, sea ésta documental, de campo o experimental. Entonces, cuando comiences a escribir, no es que el trabajo comience, sino que está a punto de terminar.

El principio obligado de tu ensayo académico está en el planteamiento del tema sobre el que vas a tratar y el planteamiento de tu opinión, tesis, supuesto o hipótesis sobre ese tema específico. Es decir, señalas el tema y qué opinión o afirmación buscas defender respecto de éste, por ejemplo:

En las últimas semanas, luego de la aparición del documental The true cost en Netflix, en el que se trata sobre la explotación que sufren los habitantes de países como Bangladesh y Camboya que trabajan en situación precaria para que nosotros podamos comprar ropa a bajo costo en las grandes cadenas de fast fashion, podemos señalar que este documental es un producto más y no un proyecto que busque cambiar las conciencias y si lo es, seguro fracasará porque de acuerdo con las ideas del estructural funcionalismo…

En el ejemplo se señala en negritas el tema y el supuesto o tesis. Ese es el inicio obligado.

En el inicio o introducción debes ofrecer a tus lectores todo aquello que necesiten saber sobre el tópico central del ensayo.

Así, esta parte es como una suerte de marco donde se establecen los límites temáticos, los supuestos esenciales y, además, en tanto que es un ensayo académico, se define la aproximación teórica específica mediante la que se presentarán y organizarán los argumentos con los que vas a validar tu hipótesis o supuesto.

El punto es, pues, establecer el contexto de tu ensayo y definir el tópico central, lo cual resulta de tu investigación, pero también, al momento de escribir, te obliga a estar alerta y no salir de los límites académicos que tú mismo te has señalado.

¿Qué tan larga debe ser tu introducción?

No hay ninguna regla para un ensayo académico mas que la de la proporcionalidad: si tu ensayo es extenso, la introducción puede ser extensa.

Al tiempo que planteas tu tema y el supuesto que responde a una pregunta implícita que te haces sobre ese tema y que es la que ha motivado la investigación precedente, puedes exponer parte de lo vivido en el proceso de la investigación.

También puedes señalar lo que se ha quedado fuera o informar de aquello que resultó también de tu investigación, pero que no se abordará a detalle, aunque ayudó a encontrar los argumentos con los que confirmarás tu supuesto.

Pero si tu ensayo es breve, también debe serlo tu introducción, en ella sólo debes señalar lo esencial y basta, debes pasar a la siguiente etapa.

Establece y desarrolla tus argumentos

La segunda parte del ensayo académico es la más importante. En ella planteas los argumentos mediante los cuales vas a sostener la validez académica de tu supuesto o hipótesis.

Una estrategia para la redacción de tu ensayo académico está en comenzar la presentación de argumentos con datos duros e información ampliamente aceptada, por ejemplo:

De acuerdo con los datos ofrecidos por el diario digital economíahoy.mx, especializado en finanzas, el aumento histórico del salario mínimo de 10,4% no resultó suficiente para obtener un crecimiento real de las percepciones de los trabajadores, sino que, por el contrario, tuvieron un decrecimiento real del 13,5% con lo que en 2018 se podrá comprar menos con más dinero.

Si ponemos en perspectiva esta realidad, la conciencia ecológica y la solidaridad con la explotación laboral en otros países choca con las posibilidades económicas de los asalariados mexicanos que deberán elegir opciones de ropa baratas, aun sabiendo que fortalecen las malas prácticas de la industria textil.

En el ejemplo anterior se desarrolla una primera fuente argumental mediante dos procesos esenciales:

  1. Se presenta el argumento a manera de dato duro.
  2. Se señala la relevancia y la relación con la tesis central del ensayo.

Luego de presentar argumentos de facto, es decir, hechos o cifras verificables, el siguiente paso es presentar argumentos autogenerados, argumentos (cifras, observaciones, encuestas) que tú mismo haz producido en tu investigación. Por ejemplo:

Luego de realizar una serie de encuestas en las inmediaciones de una importante avenida de la Ciudad de México, famosa por las tiendas de ropa que en ella tienen domicilio, pudimos comprobar que para el 70% de los encuestados es más importante proteger su economía personal que atender a criterios de comercio justo e industria responsable.

Aun cuando el 100% señaló que preferiría a una empresa responsable entre dos que le ofrecen prendas a un precio igual o similar. Por lo que el peso del precio sigue superando al peso de la conciencia y la ética como comprador.

Así, todos tus argumentos deben abonar a fortalecer el supuesto que pretendes validar con tu ensayo académico.

El papel de los contraargumentos

En la segunda parte de tu ensayo académico, el desarrollo, es válido -aunque no necesario- que plantees contraargumentos, es decir, argumentos que contradicen tu supuesto. Su presentación no es una suerte de sabotaje contra ti mismo, sino que su presentación debe para cuestionarlos o debatirlos.

Cuando haces esto de manera eficiente, fortaleces más tus propias afirmaciones y muestras al lector tu conocimiento de posturas contrarias a la tuya, pero que, además de confirmar la tuya, puedes rebatir aquellas.

Concluye

Luego de plantear los argumentos mediante los cuales muestras la validez de tu supuesto, la etapa final o conclusión de tu ensayo académico consiste en hacer una síntesis breve de todos los argumentos antes planteados, para demostrar cómo, en conjunto, confirman tu opinión, es decir, sintetizas las pruebas y dices cómo validan tu supuesto y haz concluido tu ensayo.

Si tu ensayo académico además de validar tu supuesto ha servido de fuente para nuevas reflexiones o puede dar origen a nuevos ensayos, plantea aquí esa posibilidad.

No confundas un ensayo académico con otro tipo de textos académicos

Es importante que tengas claro que un ensayo es un texto en el que planteas un tema, una hipótesis o supuesto sobre él y una serie de argumentos para comprobar su validez. Si no tiene esos elementos no es un ensayo.

Por esto, cualquier otro tipo de textos académicos como la reseña, el comentario o la definición conceptual, los cuales no poseen esa estructura básica, no deben ser confundidos con ensayos académicos.

Finalmente, recuerda que este texto, por su naturaleza académica, debe ser concreto, claro y coherente y, para concluir, te presento,a manera de síntesis, las tres partes esenciales y lo que deben contener. A escribir tu ensayo.

Introducción: aquí señalas cuál es el tema que abordarás en el ensayo académico y la hipótesis o supuesto sobre él.

Desarrollo: aquí planteas tus argumentos, los desarrollas y los analizas.   

Conclusión: aquí haces una síntesis de tus argumentos y demuestras al lector de qué manera sirven para confirmar tu supuesto inicial.