Valores morales

1

Valores morales

Los valores morales es un tema sumamente importante ya que habla del desarrollo de la persona y de aquellos aspectos de su código interno que lo convertirán en lo que realmente llegue a ser. Al hablar de estos temas es fácil caer en aspectos demasiado abstractos y en discusiones filosóficas muy profundas pero que en ocasiones no nos dejan claros conceptos y definiciones.

Es cierto que muchas veces es porque sobre estos términos no hay una descripción única, ya que los valores morales han cambiado y evolucionado con el hombre y están íntimamente ligados a sus creencias personales, a la sociedad en la que viven y a la cultura en la que han sido educados.

Para intentar concretar un poco más qué son los valores morales y a qué nos referimos exactamente cuándo tratamos este tema he pensado que lo más apropiado es plantearlo mediante preguntas  y respuestas, a fin de que todo quede un poco más acotado y por tanto más simplificado.

Dicho esto entenderá que las definiciones y respuestas aquí dadas no son por tanto únicas y perfectas y todas ellas podrían y deberían de debatirse dando lugar a enriquecedoras discusiones.

Cuestiones importantes sobre los valores morales

1) ¿Qué son los valores morales?

Se pueden definir de varios modos. Una definición de los valores morales sería decir que son el conjunto de normas que cada persona decide seguir en su vida según lo que consideran que es correcto y que los enriquecerá más como seres humanos. Estas normas vienen dadas por la sociedad, la familia y el entorno en el que la persona se desarrolla.

Aunque hay ciertos valores que se consideran universales, los valores morales pueden variar de una cultura a otra y sin duda han variado mucho en el transcurrir de los siglos. Por ejemplo, no hace tanto tiempo en la historia del hombre, la esclavitud estaba moralmente bien vista. A día de hoy muy pocas sociedades siguen considerando lícito moralmente que un hombre sea propiedad de otro y carezca de derechos.

2) ¿Qué es la moral?

La moral es el conjunto de reglas o normas por las que se rige cada ser humano, es aquello que nos permite diferenciar entre lo que está bien y lo que está mal.

3) ¿Es lo mismo moral y ética?

Básicamente moral y ética son sinónimos. Existen matices y diferencias que hacen relación a que la ética sería en conjunto de reglas teóricas que nos ofrecen los filósofos o las religiones para indicarnos los valores correctos que debemos de adoptar. La moral sería la aplicación práctica de estos conceptos dentro de la sociedad en la que nos movemos.

La ética nos explicaría que es la moral y nos daría diversas definiciones sobre los diferentes valores. Pero cuándo decidimos qué es lo que tenemos que hacer y aplicamos el código personal que hemos adoptado como correcto, entonces estaríamos hablando de moral.

De todos modos como se trata de conceptos tan parecidos y de matices muy académicos, en el lenguaje popular ambos términos se usan como sinónimos aunque a la hora de presentar un trabajo de clase debes de conocer las diferencias entre uno y otro.

4) ¿Cuales son los valores morales?

La lista de valores morales es tremendamente larga y por muchos nombres que se pongan en la lista siempre se podrían añadir muchos más. Cualquier valor que contribuya a mejorar a la persona y que le haga escoger el camino correcto es un valor moral. Los valores morales dan pie a muchas discusiones éticas muy interesantes. En algunos de los valores que veremos a continuación os plantearé algunas de estas discusiones más conocidas que pueden ser la base para debates en clase o para la elaboración de interesantes ensayos éticos.

Veamos algunos de estos valores:

El amor: Refiriéndonos a todo tipo de amor, tanto el que se siente por la familia, como el que se puede experimentar por los amigos, por la pareja y en el caso de personas religiosas el que se siente por Dios. También debemos de querernos a nosotros mismos, sin embargo una persona que se quiere en exceso puede pecar de egocentrismo o de narcisismo. ¿Sería capaz de poner ejemplos de lo que es un amor sano por uno mismo y de cuándo se sobrepasan los límites? Si es capaz de defender correctamente sus teorías sería un buen tema para ensayos o debates en clase.

El respeto: El respeto es un valor que fomenta una convivencia pacífica. No atentar contra los derechos de las demás personas y tratar con la debida dignidad al prójimo son aspectos muy importantes para la vida en sociedad. Pero no se puede obviar el respeto hacia uno mismo. Este se expresa mediante la autoestima, la dignidad y el honor.

La empatía: La empatía es la cualidad de ponerse en el lugar de otro y entender sus sentimientos. La empatía no se tiene solo hacia las personas, sino también hacia el resto de los seres vivos. Sentir empatía nos impide causar sufrimientos a otras personas o animales y tener conductas crueles ya sea en el sentido físico o psicológico.

La tolerancia: La tolerancia es una muestra más de respeto.  Las ideas de los demás, mientras sean respetuosas con el resto de las personas, son todas dignas del mismo respeto y consideración que las nuestras propias. La tolerancia es un tema que hoy en día genera muchos debates pues a veces es complicado saber dónde se pueden marcar los límites entre lo que es tolerancia y lo que es consentir conductas que pueden ser contrarias a los valores morales de la sociedad. Un ejemplo de esto es la polémica sobre el uso de burka o de pañuelo por parte de mujeres musulmanas en países que no son mayoritarios de esa religión. Permitirlo ¿es tolerancia hacia otras costumbres y hacia otra religión o es permitir un acto que denigra a la mujer? Y si se inclina por este último punto ¿permitiría usted que las monjas salgan a la calle con sus tocas?

La bondad: Es la capacidad de hacer algo bueno por otra persona sin esperar ningún tipo de recompensa a cambio. Aquí nace una controversia muy debatida entre filósofos de diferentes ideologías: Cuando una persona es creyente piensa que al final de la vida en la tierra Dios premia a los que han actuado correctamente con el Cielo ¿serían entonces sus buenos actos desinteresados y realmente bondadosos o se hace por una recompensa futura? O visto de otro modo ¿si premiamos a un niño por sus buenas acciones estamos incentivando sus valores o hacemos que actúen por el motivo equivocado de la recompensa y no por el hecho de hacer lo correcto?

La libertad: Respetar la libertad de los otros a la vez que ejercemos la nuestra propia es una de las cuestiones más difíciles de la vida en sociedad, pero también de las más importantes. Se dice que la libertad de uno acaba dónde comienza la de los demás, pero lo cierto es que esta frontera puede ser muy difusa. Por poner ejemplos muy sencillos de la vida diaria: Si mi vecino trabaja de noche ¿debo de restringir mi vida diaria para facilitar su descanso durante las horas del día? ¿hasta que punto puedo ejercer mi libertad para ver la televisión o para realizar una comida con mis amigos en mi propio hogar a una hora normal?. Problemas como estos de convivencia surgen a diario y es necesaria toda la diplomacia y un gran deseo de entenderse y llegara acuerdos para solucionarlos sin conflictos.

La honestidad: Ser sinceros y consecuentes con nuestros actos incluso cuándo estos conlleven responsabilidades que no nos apetezca asumir. Mucha gente confunde honestidad o sinceridad con crueldad. Si vemos que nuestro mejor amigo acude a clase con una prenda nueva que le gusta y con la que se le ve entusiasmado no tenemos por que alabarla y decir lo mucho que nos gusta si no es así, pero si nada más verlo le decimos: “que chaqueta más horrible llevas, es muy fea”, no estaremos siendo sinceros, sino crueles. Ahora bien ¿qué debemos de hacer si nos pregunta si nos gusta su chaqueta? ¿ser sinceros aunque diplomáticos o mentir para no herir sus sentimientos? Y si mentimos para que no se sienta mal ¿dónde estaría el límite para estas mentiras? ¿por qué está bien no decir la verdad en este caso y no estaría bien no contarle que vamos a tener una cita con chica que le gusta y por eso y no por qué tenemos que estudiar es que no hemos quedado con él para dar un paseo como cada sábado? En los dos casos con la mentira evitamos herir sus sentimientos ¿qué diferencias, si cree que las hay, existen entre las dos mentiras?

La lealtad: en el sentido más amplio de la palabra la lealtad implica también otros valores. La lealtad es una fidelidad hacia una persona, una causa o un país llevada a su grado más alto. Basándose en eso hay quien opina que en una relación de pareja es mucho más importante la lealtad que la fidelidad entendida en el sentido más clásico. Por ejemplo, consideran que tener una relación meramente física con otra persona no tiene importancia mientras ambos miembros de la pareja estén informados y conformes, sin embargo jamás perdonarían que esta relación se convirtiera en algo que implicara sentimientos o que se les ocultara el hecho de que se ha tenido. ¿Qué le parece este punto de vista?

5) ¿Pueden cambiar los valores morales de una persona a lo largo de su vida?

Los valores de las personas no solo sufren cambios a lo largo de la vida, sino que con la experiencia vital deberían de enriquecerse a no ser que el individuo se tuerza y se vaya por caminos contrarios a los valores morales imperantes en la sociedad actual. Personas que en su juventud pueden ser intolerantes con otras ideas debido a la necesidad de reafirmarse propia de la adolescencia, pueden convertirse en adultos más tolerantes una vez que han vivido más cosas y han aprendido qué entre el blanco y el negro hay todo un abanico de matices.

Incluso es posible renunciar a valores que se han aprendido en un momento dado por las nuevas influencias que aparecen en nuestra vida o por un conflicto interior. Pasados los años,la experiencia puede hacer que recuperemos o no algunos de esos valores abandonados en la juventud.

6) ¿Qué importancia tienen los valores morales en la sociedad?

Sin valores morales sería imposible convivir. Los seres humanos necesitamos de los valores para saber diferenciar el bien del mal y poder vivir los unos con los otros.

A veces se tienden a confundir los valores que tienen algunos miembros de la sociedad con los de la sociedad en si. Por ejemplo, cuándo se destapa un caso de corrupción política leemos en la prensa o escuchamos en las noticias que vivimos en una sociedad corrupta, con unos valores basados en el dinero y en el poder.

Sin embargo los ciudadanos normales solemos, por suerte, mostrar unos valores mucho más sólidos que algunos dirigentes y en general el pueblo no se ve representado en estas conductas.

7) ¿Es lo mismo inmoral y amoral?

No. Una persona inmoral es alguien que sigue directrices contrarias a los valores morales imperantes. Alguien que roba o asesina sería una persona inmoral.

Por el contrario alguien amoral es aquel que carece de un código de conducta, pero que no tiene por qué actuar en contra de las normas sociales. Un bebé, por ejemplo, es un ser amoral ya que aún no tiene asumidos valores. Una persona con sus facultades mentales muy perturbadas también puede ser amoral ya que su cerebro enfermo no distingue entre el bien y el mal.

 

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Moral

http://www.valoresmorales.net/2012/08/cuales-son-los-valores-morales/

http://www.educa2.madrid.org/web/educamadrid/principal/files/0ad3a932-8aa6-4b6c-b0f9-ad19205a7a7d/Apuntes%20ETI%204%C2%BA%20ESO.pdf