Tipos de palancas

0

La palanca es una herramienta muy sencilla que ya el hombre prehistórico utilizaba para mover objetos pesados. En su forma más primitiva, la palanca es tan solo una barra rígida de un material fuerte que se emplea para aplicar fuerza sobre un punto de apoyo, pudiendo desplazar todo tipo de objetos. La fuerza de la palanca se

La palanca está muy presente en nuestras vidas, a veces de manera muy evidente como es en juegos como un balancín y otras veces de una forma mucho más sutil, como al utilizar unas tijeras. Hay tres tipos de fuerzas que entran en juego al utilizar una palanca, la primera de ellas es la fuerza del punto de apoyo o fulcro, es decir, el lugar donde se apoya la palanca. Otra fuerza es la de potencia, que es la que nosotros debemos de aplicar para conseguir el objetivo. Por último está la fuerza de resistencia, que es la del peso que tenemos que desplazar.

Fotothek_df_tg_0006394_Mechanik_^_Hebel_^_Hebevorrichtung

Tres tipos de palancas

Palancas simples

Existen tres tipos de palanca simple según la situación de sus fuerzas

  • La que tiene el punto de apoyo o fulcro entre el punto de fuerza de resistencia y el de fuerza de potencia. Un balancín o unas tijeras son los típicos ejemplos de este primer tipo de palanca.
  • La que tiene la fuerza a vencer situada entre el fulcro y la fuerza de potencia. Un abridor de botellas de chapa o una carretilla de una rueda son dos buenos ejemplos de las palancas de este segundo tipo.
  • La que tiene la fuerza de potencia entre el fulcro y la fuerza de resistencia. Se trata de un tercer tipo de palanca muy utilizado para trabajos de precisión. Un ejemplo muy visual son el de una grapadora, un martillo o unas pinzas de depilar.

Según la situación de punto de apoyo, las palancas de primer tipo se dividen en:

  • Palancas con punto de apoyo centrado. Son las que tienen el fulcro justo en medio de a fuerza de resistencia y la de potencia.
  • Palancas con punto de apoyo descentrado. Tienen el punto de apoyo entre la fuerza de la resistencia y la de la potencia, pero más cerca de una que de la otra.

Palancas compuestas

Son herramientas más complejas que incluyen varios tipos de palancas combinadas entre sí. Pueden ser grandes aparatos, pero también hay ejemplos muy claros y muy simples, como el del cortaúñas. Este tiene un punto de apoyo para el mango que constituye un palanca de segundo grado y también un punto de apoyo para las hojas de corte, que se unen en la parte contraria a la que utilizamos para cortar la uña y que sería una clara palanca de tercer grado.

Ley de la palanca

Arquímedes formuló la ley de la palanca, que se representa por la siguiente fórmula:

P x BP = R x BR

En donde

P = potencia

BP = brazo de potencia, es decir, la distancia entre el punto de aplicación de la fuerza de potencia y el punto de fuerza de apoyo.

BR = brazo de resistencia, es decir, la distancia entre la fuerza de resistencia y el punto de apoyo.

Gracias a esta ley sabemos que cuando dijo su famosa frase de “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”, Arquímedes decía la verdad y al menos en la teoría, con un punto de apoyo adecuado, se podría desplazar la masa de la tierra.