Cómo hacer un buen ensayo

0

A lo largo de muchos de los artículos incluidos en esta página se ha tratado de explicar qué es un ensayo, qué tipos de ensayos existe,  las partes de las que un ensayo consta (introducción, desarrollo  o argumentación y conclusión) y en qué consisten cada una de esas partes. Sin embargo, vuestras preguntas día a día están siempre encaminadas a solicitar ayuda para escribir un ensayo determinado, por lo que he sacado la conclusión de que me ha faltado un artículo clave: este de cómo hacer un buen ensayo paso a paso. Un artículo en el que no voy a hablar sobre los aspectos formales del mismo, sino de todo el proceso en general para llegar a redactar un ensayo bien documentado, coherente y muy personal.

ensayo_admision1

Primer paso: Escoge un tema concreto

Es cierto que este primer paso en ocasiones no depende exclusivamente de nosotros mismos, sino que el tema del ensayo ya nos viene dado por parte del profesor. No obstante, nosotros somos libres de escoger el enfoque que queremos darle. Los ensayos que se realizan como trabajo escolar suelen ser cortos, de uno o dos folios de longitud por lo general. Intentar abarcar un tema demasiado extenso hará que finalmente no aportemos nada, pero tomar un aspecto del mismo puede ayudarnos a realizar un trabajo muy interesante y original.

Por ejemplo, imaginemos que se nos pide realizar un ensayo de dos hojas sobre “La igualdad de derechos de hombres y mujeres en la actualidad”. El tema es interesante pero sin duda muy extenso ya que podemos hablar de la igualdad en el terreno laboral, en el terreno familiar, la evolución desde la generación de nuestros padres hasta la nuestra y un sinfín de enfoques. Tratar de tocar todos y cada uno de ellos hará que nuestro trabajo sea muy superficial, por lo que se puede comenzar el ensayo hablando sobre las diferentes vertientes que este tema puede plantear y exponerlas muy brevemente, para acto seguido decantarse por una de ellas y defender que dada la falta de espacio te vas a centrar en ese aspecto del tema para poder tratarlo de un modo más amplio. De esta manera realizarás un ensayo mucho más personal y con un contenido más interesante pero sin faltar al tema que se te ha mandado tocar.

Segundo paso: Documentarse, un proceso más sencillo de lo que parece

El siguiente paso para poder realizar un buen ensayo consiste en documentarse bien sobre el tema que vamos a tratar en el mismo. Esta documentación la podemos conseguir a través de los métodos tradicionales, acudiendo a una biblioteca y consultando libros o podemos hacerlo a través de Internet. Internet es un gran pozo de información, pero también de desinformación y para conseguir que nuestras referencias sean óptimas debemos de llevar a cabo una serie de pautas:

1) Las fuentes de información deben de ser fiables = Cualquier persona puede tener un blog y nadie le va a pedir que demuestre sus conocimientos. Los blogs particulares son pues una fuente de información que hay que poner siempre en entredicho, a no ser que los conozcamos previamente o sepamos que cuenta con un reconocido prestigio. Esto no quiere decir que todos los blogs o páginas que no tienen un respaldo sean falsas, simplemente no lo sabemos y por tanto debemos de leerlas de una forma crítica.

2) Acude a fuentes especializadas en el tema = Si queremos realizar un ensayo sobre un tema de economía lo más recomendable es que acudamos a trabajos realizados por economistas o en revistas (físicas u online) especializadas en ese campo. Una buena fuente de información son las tesis doctorales que a menudo se publican en la red en las páginas de las universidades, ya que suelen estar muy trabajadas y contrastadas.

3) Nunca te quedes con un único punto de vista = Consultar al menos tres fuentes diferentes nos ayudará a comprobar que la información que manejamos es veraz. Si los datos que encontramos entran en conflicto debemos de investigar más a fondo hasta tener una seguridad de que lo que afirmamos en nuestro ensayo es cierto. También puede ser que no haya una postura única ya que hay temas sobre los que se vierten opiniones, no verdades absolutas. Conocer diferentes puntos de vista y reflejarlos en nuestro escrito enriquecerá mucho el ensayo.

No olvides que es de bien nacido ser agradecido, así que indica siempre cuáles han sido tus referencias a la hora de hacer un trabajo.

Tercer paso: Forma tu propia opinión

No debes de olvidar que una de las claves de un ensayo es que éste es un escrito personal. Al leer sobre un tema y documentarte debes de hacerlo siempre implicándote y formándote una opinión al respecto. La diferencia entre un ensayo y una exposición o un tratado es que el ensayo es algo más íntimo y debe de tener el toque del autor.  En este terreno ten cuidado con los siguientes puntos:

1) Es muy importante que al expresar tu propia opinión lo hagas diferenciándola claramente de lo que son datos o citas. Por ejemplo, si vas a realizar un ensayo que lleve por título “La influencia de la televisión en la forma de pensar de los jóvenes sobre las relaciones sexuales” no puede haber confusiones entre lo que es tu opinión propia y lo que son las citas por ejemplo de sociólogos, independientemente de que te puedas mostrar o no de acuerdo con las mismas.

2) También, como hemos dicho, debes de diferenciar tu opinión de lo que son datos, por ejemplo, si se ha hecho una encuesta sobre el tema y citas que el 35 % de los jóvenes opinan que la televisión ha influido poco o nada en su modo de ver la sexualidad (ejemplo) debe de quedar claro que es un dato de dicha encuesta. Del mismo modo, evita expresiones como “creo que un 90 % de los jóvenes se ven influidos por la televisión…” si no has hecho una encuesta científica no puedes hablar de porcentajes, deberías de decir “en mi opinión una gran mayoría de los jóvenes se ven influidos por la televisión…”

3) Tu opinión es libre, propia, personal, pero siempre con unos cimientos que debes de exponer. Nadie cree algo porque se levante de buena mañana con esa certeza. Volviendo al ejemplo anterior, si tú crees que la televisión influye en el modo en el que los jóvenes ven la sexualidad debes de defender tu punto de vista basándote en argumentos que pueden ser objetivos o subjetivos pero que deben de exponerse y explicarse debidamente. Tener tu propia opinión te ayudará a elaborar una hipótesis y defenderla a lo largo del ensayo.

Cuarto paso: estructura el ensayo antes de empezar a escribirlo

Incluso los escritores de mayor reputación elaboran un esquema antes de comenzar a escribir un texto ya que esto ayuda a que el resultado final sea el buscado. Aunque cada maestrillo tiene su librillo, este es uno de los métodos más utilizados para realizar este esquema del ensayo:

1) En un papel en blanco escribe en la parte superior INTRODUCCIÓN, en el medio del papel CUERPO O DESARROLLO y hacia el final del mismo CONCLUSIÓN

Debajo de la introducción explica muy brevemente cuál es la tesis que deseas defender o el tema principal sobre el que quieres que trate el ensayo. Si hay algún aspecto importante que quieras poner en la introducción del ensayo también debes de incluirlo aquí.

Tras el cuerpo o desarrollo enumera uno a uno todos los puntos que quieres tocar en el ensayo, por ejemplo, si vas a defender una tesis, todos los argumentos que quieres utilizar.

En la conclusión no escribas nada, ya que esta solo estará clara una vez que hayas acabado con tu ensayo y veas qué aspectos son los que quieres dejar resaltados al final del mismo. Según vayas elaborando el ensayo irás viendo qué puntos tocar en la conclusión y puedes ir anotándolos.

2) Distribuye bien la cantidad de líneas que vas a utilizar para cada parte del ensayo. Recuerda que el grueso del mismo debe de ser el cuerpo y que la conclusión es, por regla general, la parte más corta del mismo.

Quinto y último paso: cuida la redacción

No es solo importante lo que se dice, sino también cómo se dice. Cuando redactamos debemos de hacerlo de un modo claro, fácilmente entendible para todo el mundo ya que si el lector no es capaz de captar nuestro mensaje el trabajo habrá sido inútil. Para ello recuerda:

1) Si no se tiene soltura redactando lo mejor es limitarse a frases cortas ya que cuánto más larga es la redacción de una frase más fácil es que acabemos perdiéndonos y cometiendo errores. Esto no quiere decir que debamos de escribir como si fuera un telegrama, pero es preferible pecar de una redacción simple pero correcta que de una pretendidamente más elaborada pero repleta de errores.

2) Recuerda repasar bien la ortografía del texto y la puntuación. Es conveniente leer en alto el ensayo para poder darse cuenta de si se han repetido en exceso algunas palabras y si se han situado bien los puntos y las comas.

Con estos consejos lograrás realizar un buen ensayo con gran facilidad y por tus propios medios.